¿Qué es el tratamiento de revitalización facial con Skinboosters®?

Se inyectan en la piel a nivel intradérmico una serie de microdepósitos de Skinboosters®, un tipo de ácido hialurónico sin capacidad de relleno que sirve para estimular la producción de colágeno en la piel, previniendo y combatiendo la flacidez y descolgamiento de las zonas tratadas (rostro, cuello, escote, dorso de manos,…) restituyendo de modo progresivo el grado de hidratación profunda de la dermis. Los microdepósitos se inyectan definiendo líneas debajo de la piel (como hilos) que en las semanas sucesivas al tratamiento van creando vectores lineales de tensión en la piel, lo cual la redensifica de modo dirigido, aumentando la tensión y tersura de las zonas tratadas.

Según el grado de envejecimiento, este tratamiento se puede combinar con otros procedimientos médico – estéticos.  

¿Para qué sirve?

  • Recuperar la firmeza e hidratación cutánea.
  • Para mejorar la calidad de la piel, reducción de la formación de arrugas.

Zonas indicadas

  • Rostro.
  • Cuello.
  • Escote.
  • Manos.
Revitalizacion facial Skinboosters

¿Qué resultados puedo obtener?*

  • Mejora la elasticidad de la piel.
  • Aumenta la tonicidad de la piel.
  • Restituye el grado de hidratación profunda de la dermis.
  • Reduce la formación de arrugas.

Número de sesiones

Una sesión mensual durante tres meses consecutivos.

Duración de la sesión

30-60 minutos, según el tratamiento.

Anestesia

Ligera molestia. Uso de crema anestesica tópica 30-60 minutos antes de la sesión.

Período de recuperación

Puede presentarse un enrojecimiento de la piel que normalmente desparece a las pocas horas. Existe el riesgo de que aparezca algún pequeño morado que se puede camuflar con maquillaje.

Época del año recomendada

Este tratamiento puede realizarse en cualquier momento del año.


OTROS TRATAMIENTOS FACIALES


*La información proporcionada en el sitio web no reemplaza sino que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda se debe consultar con su profesional de salud de referencia. Los resultados son orientativos, dado que dependen de múltiples factores. Cabe no olvidar que cualquier tratamiento puede tener efectos secundarios y una serie de contraindicaciones que requieren valoración personalizada.