¿Qué es la Luz Intensa Pulsada (IPL)?

Tratamiento médico dermatológico destinado a mejorar nuestra piel fundamentado en el uso de emisiones de luz policromática o no coherente (no láser), optimizado para el tratamiento no invasivo de múltiples lesiones cutáneas propias del fotoenvejecimiento, tales como lesiones pigmentadas, alteraciones vasculares como cuperosis (rojeces) o teleangiectasias (pequeños vasos dilatados).

Consiste en un sistema de varios cabezales que permiten aplicar la longitud de onda adecuada a cada tratamiento. Cuando el haz de luz penetra la piel es absorbido por los diferentes pigmentos que hay en el cuerpo, como la melanina, la hemoglobina y el agua. Estos pigmentos convierten la luz en calor y se genera la energía calórica adecuada durante el tiempo preciso para tratar de forma óptima cada lesión.

¿Para qué sirve?

  • Lesiones vasculares: rosácea, cuperosis, telangectasias o arañas vasculares.
  • Lesiones pigmentadas: lentigos, pecas, manchas solares, pigmentaciones moteadas e irregulares, manchas por la edad.
  • Fotorejuvenecimiento no ablativo: cara, escote, manos, arrugas superficiales, poro dilatado.
  • Tratamientos de acné.
  • Eliminación del vello no deseado

Zonas indicadas

  • Rostro.
  • Cuello.
  • Escote.
  • Manos.
  • Arrugas superficiales.
  • Poro dilatado.
Luz Intensa Pulsada-IPL

¿Qué resultados puedo obtener?*

  • Fotorejuvenecimiento: disminuye el tamaño de los poros y la profundidad de las arrugas, favorece la generación de colágeno y mejora la textura de la piel consiguiendo que sea más regular, luminosa y suave.
  • Eliminación del vello no deseado y su reducción gradual y/o permanente.
  • Lesiones pigmentadas, vasculares y acné: mejoría clínica.

Número de sesiones

Dependerá de la indicación y severidad de cada caso. Para fotorejuvenecimiento: 3-6 sesiones espaciadas 1 mes y para el mantenimiento 1 sesión anual.

Duración de la sesión

De 30 minutos a 1 hora.

Anestesia

No precisa crema anestésica porque el gel frío que se utiliza sobre la piel minimiza la sensación de calor. Los pulsos de luz pueden provocar sensación de quemazón o pequeños calambres.

Período de recuperación

Reincorporación inmediata a la vida sociolaboral.
Tras la realización del tratamiento se suele producir un leve enrojecimiento y/o sensación de calor en la zona tratada, pero puede aplicarse maquillaje. En los días inmediatamente posteriores pueden aparecer pequeñas costritas en la zona que no hay que arrancar. A los 7-12 días se desprenden apareciendo una zona ligeramente eritematosa que volverá a su coloración normal en breve tiempo. Hay que utilizar las cremas de protección solar prescritas y realizar los cuidados indicados en cada tratamiento. Por lo demás, se va a poder realizar vida normal, sin tomar sol ni UVA de forma inmediata.

Época del año recomendada

Este tratamiento puede realizarse en cualquier momento del año excepto en verano.


OTROS TRATAMIENTOS FACIALES


*La información proporcionada en el sitio web no reemplaza sino que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda se debe consultar con su profesional de salud de referencia. Los resultados son orientativos, dado que dependen de múltiples factores. Cabe no olvidar que cualquier tratamiento puede tener efectos secundarios y una serie de contraindicaciones que requieren valoración personalizada.