¿Qué es el Bótox?

La toxina botulínica es una proteína natural purificada que relaja los músculos faciales responsables de las arrugas de expresión del tercio superior de la cara. Estas arrugas dinámicas son las que se producen por la gesticulación continua a lo largo de los años (arrugas de la frente, entrecejo y las “patas de gallo”).

El procedimiento consiste en inyecciones intramusculares de pequeñas cantidades de la toxina para relajar o debilitar los músculos de la mímica que se quiere tratar. Se trata el músculo, no la arruga en sí. Las arrugas muy profundas que persisten en reposo no desaparecerán sólo con el tratamiento de toxina. En este sentido, la aplicación del Botox tiene una acción preventiva al evitar la formación y, sobre todo, la evolución hacia arrugas más pronunciadas y difíciles de tratar. 

¿Para qué sirve?

  • Para relajar ciertos músculos y así suavizar arrugas y expresiones poco estéticas de la mímica facial relacionadas con el envejecimiento, la tensión, el cansancio y la tristeza, pero conservando el resto y sin hacer perder la personalidad de las facciones de cada paciente.

Zonas indicadas

  • Frente
  • Entrecejo
  • Patas de gallo
Botox facial

¿Qué resultados puedo obtener?*

  • Mirada y aspecto más joven, relajado y, sobre todo, natural.
  • Atenuación o eliminación de las arrugas de expresión de la frente, entrecejo y “patas de gallo”. Si se va repitiendo el tratamiento se logra suavizar las arrugas y prevenir la aparición de otras nuevas.
  • La toxina botulínica actúa “educando” al músculo. Quien utiliza el tratamiento de forma continua evitará que esas arrugas se acentúen con el paso del tiempo.
  • El efecto aparece entre el 3.º y el 6.º día desde la aplicación y es completo a los 15 días.
  • El efecto del procedimiento es temporal, suele durar de 4 a 6 meses. Pasado ese tiempo se puede volver a realizar el tratamiento.

Número de sesiones

1 sesión. Revisión a los 15 días. Se suele realizar de 2 a 3 veces al año (1 sesión cada 4-6 meses).

Duración de la sesión

15 minutos.

Anestesia

Se puede aplicar anestesia local tópica previa al tratamiento aunque la molestia es muy ligera y tolerable.

Período de recuperación

Reincorporación inmediata a la vida sociolaboral. Pueden aparecer algunos hematomas que desaparecen espontáneamente en algunos días.
Es muy importante no manipular la zona tratada en las primeras horas. Algunos pacientes refieren la aparición de cefalea en las 24-48 horas siguientes al tratamiento.

Época del año recomendada

Este tratamiento puede realizarse en cualquier momento del año.


OTROS TRATAMIENTOS FACIALES


*La información proporcionada en el sitio web no reemplaza sino que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda se debe consultar con su profesional de salud de referencia. Los resultados son orientativos, dado que dependen de múltiples factores. Cabe no olvidar que cualquier tratamiento puede tener efectos secundarios y una serie de contraindicaciones que requieren valoración personalizada.