¿Qué es la carboxiterapia corporal?

Consiste en la aplicación del gas dióxido de carbono (CO2) con fines terapéuticos y estéticos mediante microinyecciones por vía subcutánea o intradérmica. El resultado: una mejora en el tono y la elasticidad de la piel.

Al inyectar el CO2 medicinal en los tejidos, se fuerza a la hemoglobina de la sangre a liberar su oxígeno. El aumento de la oxigenación de los tejidos y el flujo sanguíneo estimula procesos metabólicos que reducen la grasa en la zona tratada y activan la producción de colágeno y elastina.

¿Para qué sirve?

  • Rejuvenecimiento de cuello, escote y manos
  • Flacidez
  • Estrías
  • Cicatrices
  • Celulitis
  • Grasa localizada

Zonas indicadas

  • Brazos
  • Espalda
  • Muslos
  • Pantorrillas
  • Glúteos
  • Cartucheras
Carboxiterapia corporal

¿Qué resultados puedo obtener?*

  • Incrementa la producción y reorganización de las fibras de colágeno y elastina, mejorando la calidad y la elasticidad de la piel.
  • Mejor oxigenación de las capas de la piel.
  • Reduce la grasa localizada.
  • Debilita las células del tejido graso.
  • Mejoría del aspecto de las cicatrices.
  • Mejoría de las estrías.
  • Mejoría de la flacidez de la piel.
  • Mejoría el aspecto y la textura de la piel con celulitis.
  • Mejoría de la circulación linfática.

Número de sesiones

1 sesión cada 7-15 días. Ciclos de 5-10 sesiones según indicación.

Duración de la sesión

20-60 minutos, según el área.

Dolor/anestesia

Molestia leve-moderada según zona.

Período de recuperación

Reincorporación inmediata a la vida sociolaboral. Inmediatamente después del tratamiento la zona queda enrojecida y con calor por el efecto vasodilatador que produce el tratamiento; puede haber sensación de crepitación bajo la piel y también una leve hinchazón que dura poco tiempo. Algún pequeño hematoma es posible.

Época del año recomendada

Tratamiento adecuado para realizarse en cualquier momento del año.


OTROS TRATAMIENTOS CORPORALES


*La información proporcionada en el sitio web no reemplaza sino que complementa la relación entre el profesional de salud y su paciente o visitante. En caso de duda se debe consultar con su profesional de salud de referencia. Los resultados son orientativos, dado que dependen de múltiples factores. Cabe no olvidar que cualquier tratamiento puede tener efectos secundarios y una serie de contraindicaciones que requieren valoración personalizada.